25 de diciembre de 2015

Especial Navidad: Un trocito de mi historia

Antes de nada, ¡Feliz Navidad mis queridos literatxs! Para terminar con el especial de estas fiestas os traigo algo muy especial para mí. Es un trozo de la novela (o intento de ella) que estoy escribiendo. No es un trozo importante, pero es una de mis partes favoritas y compartirlo con vosotros es algo personal. Sé que solo es un pequeño fragmento y aún así lo aprecio bastante. Espero que os guste y que me digáis opiniones en los comentarios. Felices y prósperas fiestas amigos lectores




-El amor es como la religión. Necesitas creer que hay algo que te pueda mantener a flote. Alguien en el que confiar y poder apoyarte en él en los momentos de debilidad

-Yo no lo veo así. Algo tan importante como esos principios, no deberían ser comparados de esa manera. Además, son las dos fuerzas que mueven el mundo

-O eso es lo que parece. En realidad lo que inspira a la gente es el miedo- giró la cabeza y miró por la ventana reposando su cabeza sobre su mano izquierda


-Eso son tonterías- bufé- Las personas actúan por voluntad propia siguiendo solamente sus intereses

-Sabes que no- se asomó más por la ventana mirando a ningún punto en concreto. No sabía como podía sonar de un modo tan indiferente hablando de un tema así. Tendría que haber estado apasionado, gesticulando más o por lo menos mirándome a los ojos- El miedo es lo que genera todo. Los que dicen que el dinero es el centro del mundo solo le temen al hecho de no tener nada. Los pacifistas le tienen miedo a la guerra. Así es todo sucesivamente

Siguió mirando por el cristal y no añadió ninguna palabra más. Yo por mi parte tampoco. No sabía que pensar. Dicen que la amargura del mundo no se puede curar, pero lo suyo era ya extremo. Miré fijamente su perfil e intenté averiguar que pasaba por su mente. Sus ojos estaban achinados, como si estuviese resolviendo un rompecabezas muy complicado. Sus labios formaban una línea fina y su nariz picuda resaltaba en sus fracciones delicadas. Su pelo estaba como de costumbre despeinado pero estaba acorde con su personalidad. Nunca había visto a nadie con la serenidad que tenía en ese momento, y realmente era algo admirable y temible.

-Si no necesitas nada más,- me levanté del asiento y suspire- me voy

-Como quieras- siguió sin mirarme

Me di la vuelta y le dejé absorto en su propio mundo, lleno de acritud y temores

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Antes de nada ¡Feliz navidad a ti también! Gracias por compartir este bonito fragmento de tú historia, me ha gustado mucho, bueno miento, me ha encantado, porque en mí cabeza se veía esa escena del fragmento y era muy bonito, sentía como los personajes decían esas palabras, como efectuaban las acciones descritas, en general me ha encantado leer este pequeño, pero bonito fragmento de tú historia. También me has dado a conocer que escribes, cosa que desconocía por completo. Sigue con la historia porque merece la pena leer cosas tan buenas como estas.
    ¡Besos y cuidate guapa!

    ResponderEliminar
  2. ¡Fantástico! Me encanta como escribes, y la idea de compartir eso con los literat@s es genial, porque desvelas partes ocultas de ti.

    ResponderEliminar